Introducción

Lighthouse.jpg
Las nuevas tendencias en educación, es hacia el desarrollo del potencial intelectual de nuestros estudiantes y lo anterior requiere de compromiso de los docentes en las formas y actitud frente a la enseñanza tradicional: Docente Activo - Estudiante Pasivo.
No se trata de eliminar esta forma de enseñanza-aprendizaje, sino de complementar dicho aprendizaje desde la perspectiva aprender-haciendo, pensamiento crítico y exploración de las habilidades cognitivas y de competencia.
Esta nueva perspectiva necesita también de un cambio de roles en ambas partes del proceso educativo, esto significa que nuestro estudiante es responsable de su aprendizaje, de la preparación anticipada de lo que puede aportar a su grupo de estudio por medio de la investigación previa de un tema y bajo la guía de un docente que evalua los aportes, la profundidad, el intercambio de ideas - conceptos, así como la duración de los temas a tratar. En fín el rol del docente es el de ser un facilitador, que tiene dominio pleno de la materia, pero que dá oportunidad de autoaprendizaje a sus alumnos, para contribuir a la formación de personas independientes con respecto al aprendizaje tradicional, reforzar la capacidad autodidacta y de conocimiento conjunto.




En el aula colaborativa, a propósito, el instructor crea un ambiente de aprendizaje en el cual los estudiantes interactúan uno con el otro. Esto es diferente de lo que sucede en muchas aulas universitarias, en donde los estudiantes se sientan solos, pasan una significativa parte del tiempo escuchando pasivamente al "sabio en escena", y se espera que no hablen porque esto distrae la atención que se supone debe enfocarse en el instructor. Es importante, por lo tanto, establecer de frente que en el aula colaborativa los estudiantes estarán interactuando.